Skip to content

Hola desde la biblioteca

29 junio 2010

En fin, por mucho que lo intento, la Otorrinolaringología (ORL) no me fascina. Al menos la parte de oído, que es la única que me he mirado por ahora. Es todo o un peñazo o lo mismo todo el rato o las dos cosas a la vez. Estoy un poco preocupado por los exámenes de este semestre (aunque como me decía Jesús, ¿cuándo no lo estoy?). No me da la sensación de estar reteniendo naaaada de conocimientos. Espero que me dé tiempo a estudiar bien exámenes antiguos y que sea todo preguntas repetidas… Pero bueno, tanto me preocupa que aquí estoy, escribiendo en vez de estudiando síndromes vestibulares periféricos.

Y ahora ¡SOUTHSIDE! Como es normal en mí, la información será caótica y seguramente de poco interés pero ¡da igual! ¡Había barro! Algo divertido tuvo que pasarme. [Advertencia: te dispones a leer mucho mucho mucho texto. Tanto que me he mareado cuando he dejado de mirar la pantalla después de escribirlo. Prosigue con cuidado]

Pues sí, barrazo barrazo. Yo siempre supuse que para el 18 de junio en el sur de Alemania haría un tiempo decente, ¿no? Pero claro tuve que irme el año de tiempo loco impredecible… Anyway, como los días previos veíamos que la cosa no mejoraba y que se anunciaba lluvia para el fin de semana, decidimos ser precavidos y comprarnos unas botas de agua. Mágicamente encontramos una oferta donde quedaban básicamente los últimos pares de nuestras tallas, unas negras para mí y dos pares morados para mis amigas, Cristina (española) e Ingrid (noruega). Yo por si acaso me llevé en la bolsa unos pantalones cortos y unas fake!converse viejunas. ¿Quién sabe? Por supuesto los pantalones no se movieron de su sitio y las converse sólo sirvieron para el viaje en tren…

Hablando del tren, menos mal que Ingrid se apuntó al final al festival y nos investigó los horarios, porque me parece a mí que Cristina y yo nos habríamos presentado el mismo día del festival en la estación esperando encontrar un monitor vestido de colores brillantes que nos guiase o algo. Como ella estuvo bastante atenta a eso, decidimos que éramos personas terribles y que teníamos que encargarnos de todo lo demás. Hicimos la compra la tarde anterior e hicimos tortilla y gazpacho, además de patatas y demás guarradas que compramos. Pues después de acostarnos tarde por eso, ¿no va Ingrid y rechaza mi gazpacho porque en las botellitas de agua en las que lo llevé tenía una pinta sospechosa? ¡Si lo importante es el sabor! En fin.

Otra cosa de la que nos encargamos fue la tienda de campaña. Le pregunté a Steffen, un amigo alemán, y me dijo que sí, que me dejaba la suya. Hala, así de fácil. Dos días antes me pregunta ¿Pero quiénes vais? y yo como Los que ya te dije, Cris, Ingrid y yo y el como Pero, ¿¿sois tres?? y yo Sí… y luego silencio. En fin, resulta que era una tienda de UNA persona, en la que dos se apañan bien pero tres…  FAIL. En fin, Cristina se horrorizó, yo entré en el mundo feliz de mi cabeza para no pensar en ello y la pobre Ingrid no se enteró hasta que estábamos montando en el tren (error, ella seguramente habría conseguido otra tienda en el último momento). Y nada, para allí que fuimos.

Nada más salir de la estación vimos la organización patata del festival. Estuvimos esperando un buen mogollón de gente durante bastante tiempo a los autobuses. En vez de venir con cierta regularidad y evitar que nos acumulásemos, llegaban en pelotón y provocaban aplastamientos cuando la gente se tiraba como loca a entrar. Tuvimos bastante suerte y nos paró una puerta delante así que nada, para allí que fuimos. Rodeados de adolescentes. ¿No lo he dicho? Aquí la edad para ir a festivales es 16 años, así que la mayoría de la gente debía de tener 14. Me sentía VIEJO.

Y el camping como imaginábamos, barro por todas partes. Bueno miento, yo no imaginaba TANTO. Parecía que en cualquier momento el Monstruo del Pantano te iba a agarrar un tobillo y arrastrarte a su guarida. Pero bueno, tenía su gracia, sobre todo cuando te adaptabas al efecto ventosa que intentaba quitarte las botas. Estuvimos intentando encontrar a unos noruegos amigos de Ingrid pero estaba la cosa difícil, así que cogimos un sitio por la zona por la que se suponía que estaban ellos (no fue difícil, nuestra minitienda cabía en cualquier espacio entre dos tiendas grandes). Nos sorprendimos porque nos pareció más grande de lo que imaginábamos, y entre eso y que hacía sol, nos pusimos bastante optimistas.

Así que fuimos ya al recinto. El primer concierto que vimos fue Local Natives. Yo sólo los había oído la tarde anterior en Spotify pero Last.fm lleva meses recomendándomelo así que me pareció bien que fuésemos allí. Estuvieron bastante bien para calentar. Después comimos algo y pasamos de We Are Scientists para esperar a Vampire Weekend. ¡Conciertazo! Muy divertidos, con buen tiempo además pero sin asarnos de calor y del barro te olvidabas, sonaron geniales y estuvieron muy animados. Después estuvimos correteando entre Jack Johnson (me pareció un poco aburrido para mi estado de ánimo) y Florence + the Machine, que me encantó con su rollo melodramático, poniéndose chales en la cabeza, saltando descalza y pegando berridos de reina del grito. Muy gracioso. Luego… Supongo que comimos-bebimos-nos reímos/asustamos de la fauna HIPERborracha que había por ahí, hasta el concierto de The XX, que yo tenía muchas ganas. Según empezaba me entró un ataque de euforia verborreica y se lo pegué a Ingrid y no hacíamos más que decirle cosas absurdas a los de al lado, sobre todo a unas adolescentes alemanas. No me acuerdo ahora de en qué idioma les estuve hablando pero creo que principalmente en inglés, aunque algo en alemán dije porque una decidió que debía de enterarme de todo y me hablaba y yo la miraba serio sin entender nada y me ponía a hablar de otra cosa. Esas chicas se convirtieron en mi grupo de fans del festival.

A mitad del concierto nos fuimos corriendo porque empezaban… LOS STROKES. Zasca. Hace mucho tiempo que no los oigo casi pero siguen siendo LOS STROKES así que se podría decir que era el concierto que más ilusión me hacía. La mayoría de la gente que era mayor de edad te decía que habían venido principalmente por ellos y se notaba, estaba la cosa bastante llena. Pero bueno, nos metimos hacia el mogollón para poder bailar. Y ¡wooo! Muy divertido casi todo el tiempo, aunque al cabo de dos canciones empezamos a darnos cuenta de que o teníamos mala memoria o las canciones estaban raras… ¿motivo? Julian Casablancas era incapaz de cantar una canción entera bien. Las veces que no dejaba una línea a medias en plan eeeehhhrrbrjlkfsa, se saltaba dos estrofas y acortaba la canción. De pronto decía que iban a tocar Whattever happened, y se le tenía que acercar Albert Jamón Jamón Jr (qué raro estaba, llevaba el pelo corto  gafas de pasta y yo le acusé de ser un infiltrado hasta que me dijeron quién era) (le quedaba bien de todas formas) para aclararle que no, que no tocaba esa canción, y Julian decía que bueno que le daba igual la verdad. En fin, no sé qué se habría metido, pero bien no le sentó. Al menos cantar cantó bien y en general el concierto estuvo guay, pero él me asqueó un poco.Y no tocaron nada nuevo, al menos no que yo recuerde.

Y bueno, después de esto nos dimos una vuelta por ahí pero no vimos nada interesante y salimos del recinto. Yo quería ir a una tienda discoteca que había en el camping a bailar, pero éstas estaban cansadas así que nada, a dormir nos fuimos. Ingrid entró primero en la tienda de campaña para colocar las esterillas mientras se nos acercaba un vecino alemán a presentarse. Después entró Cristina y entraron en pánico al ver que por dentro era más pequeña de lo que parecía por fuera y por un momento se volvieron contra mí intentando que me colase en la tienda de algún amigo de nuestro vecino alemán ¿?¿? Estaba empezando a llover así que dije que nanai y me metí. Nos arreglamos bastante bien, un poco tetris pero de pronto no parecía tan malo. Pero claro, resulta que si duermes en el suelo sientes más necesidad de moverte por la noche, y cada vez que se movía uno, desplazábamos todo lo de alrededor. Aparte de que la carpa discoteca estuvo a tope hasta las cinco y pico y los borrachos con megáfono más tiempo. En fin, que mucho no dormimos. Bueno Cristina (¡que se olvidó el saco en casa! Abrí el mío y lo usamos en plan colcha) durmió bastante, una capacidad de adaptación bastante sorprendente.

La mañana siguiente no fue una de las mejores de mi vida, la verdad, sin apenas dormir y lloviendo nonstop. Paseamos y desayunamos y odiamos a todo el mundo y al clima y al barro y el propio concepto del camping. Cristina y yo íbamos con los ponchos bolsa de basura que vendían allí. Entre eso, la gente medio desnuda rebozada en barro, la lluvia, las tiendas que había por ahí destrozadas (por la gente borracha, no por la lluvia ni nada), parecía que estuviésemos en un campo de refugiados. Yo tuve un momento de apatía (=huí al mundo de unicornios y ponis que hay en mi cabeza) mientras andábamos haciendo tiempo hasta los conciertos, hasta que me harté y vi que o me amargaba o me lo pasaba bien y ya, y decidí que me lo quería pasar bien y que era todo cuestión de actitud.

El primer concierto eran unas noruegas locas, Katzenjammer, bastantes graciosas con sus disfraces e instrumentos graciosos. A veces su rollo era un poco forzado pero bueno aún así estuvieron entretenidas e interesantes, aunque tocaron un par de canciones que más que folk era una cover de algún trovador vikingo. Luego estuvimos andando y cambiando de escenario hasta que empezaron los Shout Out Louds. Ingrid había decidido que se quedaría un rato a verlo y después se iría a Múnich porque no quería aguantar la lluvia y pasar otra noche así. A mí me daba rabia el dinero y el hecho de rendirme así que votaba quedarme, y Cristina estaba indecisa. Al final decidió que se quedaba y acertó. Según se fue la pobre Ingrid, dejó de llover y salió el sol, y todos el mundo se volvió loco gritando blauer Himmel! blauer Himmel! y la verdad es que fue emocionante. A partir de entonces sólo mejoró el tiempo y cada vez estábamos más animados.  Aunque la frustración de la mañana seguía por ahí.

Mientras pedíamos  unas cervezas esperando a que tocase Phoenix, un grupo de subnormales echó una carrera hacia allí o algo y al llegar nos salpicaron de barro. Cristina se alejó para evitar más salpicones y a mí se me cruzaron los cables y me acerqué al que tenía más cerca y le empecé Very funny! Very funny!! y él se empezó a poner rojo y a murmurar disculpas y de pronto me sentí poderoso pero mi cerebro no, porque en vez de pensar otra frase seguí gritando VERY FUNNY!!! EEEH, VERY FUNNY! y él se iba poniendo más rojo. Era adictivo. Pero llegó un momento en que yo no podía expresar más desprecio ni él ponerse más rojo o quizá empezó a darle igual así que me fui.

Y lo siguiente Phoenix, muy bien, más cerveza y LCD Soundsystem. En algún momento por ahí nos cruzamos otra vez a mis fans que me rodeaban y sonreían pero luego íbamos a conciertos diferentes. Después de cenar algo Cristina quería ir a una carpa a ver a Tegan & Sara, y aquí llegó mi segundo momento violento. Cuando estábamos bastante cerca de pronto apareció una mano en mi cara y ZASS le dio a mis gafas y salieron volando. El tío casi ni se inmutó y yo le grité algo, creo que en español, y me pidió perdón así de refilón y yo le agarré de la muñeca y le empecé a gritar MEINE BRILLE! MEINE BRILLE! (=mis gafas duh). Intenté decir que las había tirado pero creo que dije que las había pegado. Pero bueno, viene a ser lo mismo. Diosss, ojalá le hubiese lanzado de cara al barro. De verdad que por primera vez tenía ganas de violencia pero me habría hecho poca gracia aplastar mis gafas con su cabeza, así que me agaché y empecé a buscarlas y a gritarle SUCH! SUCH! pero el muy capullo escapó corriendo. En fin, decidí buscarlo más tarde (tontería, ni siquiera le vi la cara entre que era ya de noche y hum, yo no llevaba gafas) y de pronto apareció un chico con la luz de un móvil y yo como Ah, el muy idiota había ido a buscar un móvil… pero no, era un desconocido al rescate, y al momento había como diez personas con móviles en plan dispositivo de búsqueda. Fue muy bonito, no sé de dónde salieron, y en cuanto una chica encontró las gafas, se dispersaron rápidamente. Tardé un rato en limpiarlas bien, pero veía decentemente (ya en Múnich vi que tengo un cristal bastante rayado D:).

Y nada, Tegan & Sara nos aburrieron un poco y acabamos en otra carpa viendo un grupo que me pareció divertidísimo, FM Belfast, electrónico, muy bailongo y muy muy graciosos y animados. Aún no los he oído sobrio, que sospecho que en casa igual no me gustan tanto xD Pero bueno, el recuerdo es bueno.

Y después de eso, a dormir… O no. Cristina se fue a la tienda pero yo dije que nanai, que no quería escuchar otra vez la música y no poder bailar, así que me fui a buscar a mis fans pero no las encontré, pero aún así estuve como dos horas bailando por mi cuenta. El momento álgido fue cuando con una canción de The Gossip le di un cabezazo a una pobre gorda que tenía delante. Fue muy poético, incluyendo mi disculpa de Perdona, es que VIVO esta canción ¿? Pobrecita, creo que la asusté.

Y nada, después a dormir y a la mañana siguiente ya sí que nos volvimos, estábamos destrozados y los grupos del domingo no nos llamaban tanto la atención… No doy ya detalles del viaje de vuelta porque no fue especialmente interesante y porque si escribo un párrafo más wordpress explotará.

Si alguien ha sido capaz de llegar hasta aquí, se ha ganado una estrella dorada. Anotado queda.

Anuncios
15 comentarios leave one →
  1. Laia permalink
    29 junio 2010 16:23

    Animos por los examenes!

    Woo!! A veces me gustaria ir a algun festival pero despues pienso ufff pereza tanta gente.

    Aw, fui al concierto de Tegan and Sara y me gusto mucho! Bueno, tb pq detras mio tenia un grupo que cantaban todas las canciones (yo tb) y se lo pasaban bien y me lo contagiaron, pq ir sola a un concierto es un poco triste xD

    Donde esta mi estrella dorada?

    • esponjose permalink*
      29 junio 2010 17:34

      Naah, ¡es muy divertido! El problema es este festival concreto, que abundaba la gentuza por algún motivo. Y aún así yo me lo pasé bien, sólo hay que tener ganas.

      Yo estaba de mala leche por lo de las gafas, mirando acusadoramente a todos los chicos que pasaban a ver si ponían cara culpable al verme con los cristales manchados de barro, así que realmente no soy un juez justo de ese concierto…

      ¡Estrella!

  2. patty permalink
    29 junio 2010 16:27

    Quiero mi estrella dorada. ¡No me da tiempo a comentar porque me voy en breve, luego! ¡Y gracias por la crónica! Parece que mi insistencia (y lo que te aburres estudiando) ha surtido efecto.

    • esponjose permalink*
      29 junio 2010 17:35

      Jajajaja tenía que haberte dedicado la entrada, que tu insistencia ha tenido que ver.

      ¡Tu estrella!

      • patty permalink
        29 junio 2010 23:05

        ¡Grrracias! Jolines lo de tus gafas, rayadas por culpa de un memo.
        Lástima lo de los Strokes, si es que 10 años no pasan en balde…
        No dices nada de los Shout Out Louds, ¿qué tal estuvieron?!
        He sufrido con tus momentos de frustración en el barro. Qué valiente para cambiar de actitud, el alcohol es un buen aliado, pero AÚN ASÍ. ¡Enhorabuena! Además, ya estás preparado para el FIB, Glastonbury, Coachella y todo lo que te echen xD
        ¡Y estudia! ¿Cuándo te visitan las hermanas Gómez Cordero? A mí me faltan saber dos notas, de momento todas aprobadas 😀

  3. Irene permalink
    29 junio 2010 17:33

    VERY FUNNY EEEH VERY FUNNY

    JAJAJAJAJA encima me lo he imaginado como los monigotes de Hyperbole and a Half y ha sido mil veces mas gracioso

    • esponjose permalink*
      29 junio 2010 17:36

      De hecho, es bastante probable que en ese momento nos convirtiésemos en monigotes así. Al menos así es como lo recuerdo.

  4. esponjose permalink*
    30 junio 2010 0:00

    Patty, te contesto por aquí, que el WordPress es un rancio y sólo deja threads de tres comentarios.

    Las Corderitas me han escrito hoy desde Salzburgo, pero aquí no vienen hasta dentro de una semana (lo dijo como si fuese una eternidad pero es ¡YA!).

    ¡Estoy estudiando! Pero lo del oído me espesa un montón, no sé… Pero bueno, me quedan dos páginas de vértigo en alemán (no las pude acabar porque me fui a ver el partido, ¿qué te parece? Ya te contaré) y empezaré con otra cosa. ¿Nariz, laringe, faringe…? ¿Alguna opinión o sugerencia?

    ¡Oh! Y los Shout Out Louds muy bien. No quería enrollarme mucho, y como ya los vi en el Summercase… Aunque allí fue bajo el sol abrasador para contrastar xD La verdad es que este lo disfruté más porque recuerdo que ese día, después de Pete & the Pirates, estaba MURIENDO. ¡Así que muy bien, vamos!

    • esponjose permalink*
      30 junio 2010 0:02

      ¡Y felicidades por los aprobados! ¡Espero que las otras dos vayan igual o mejor!

      • esponjose permalink*
        30 junio 2010 0:06

        Oh, y me parece que tú habrías estado muy asqueada, sí, no es el sitio más apto para que tú hubieses hecho cambio de actitutd jmm… Qué se le va a hacer, no todo el mundo es taaan fuerte como yo xD

    • patty permalink
      30 junio 2010 11:21

      Lo del calor de ese Summercase fue espantoso. Vamos a votar por los festivales en estaciones intermedias, un Springcase o algo así…

      • esponjose permalink*
        30 junio 2010 11:25

        Sí pero luego van y los ponen en mayo pegaditos a los exámenes D:

  5. Joelle permalink
    30 junio 2010 16:35

    Jajajajajajajajajjajajajaa me ha encantado el post!!!!!!!!!!!!!!!

  6. esponjose permalink*
    17 diciembre 2012 23:20

    Hola, soy tú desde el futuro y te estás especializando en ORL, mongolo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: